Ascega Hoy

Dictadores disfrazados de ‘progres’

Dictadores hasta la médula. Se ponen la camiseta del progresismo y saltan al terreno de juego para pontificar en nombre de Robin Hood, robando a los ricos para darle a los pobres. Eso es lo que Pedro Sánchez y sus secuaces practican de norte a sur y de este a oeste de España.

¡¡¡Menuda falacia!!!

¿Cómo es posible que si hiciesen lo que dicen las familias y entidades sociales más necesitadas pasen a un quinto plano para el gobierno local, y atraviesen más dificultades que nunca para cubrir sus necesidades básicas?

Los ejemplos no son pocos. A Coruña soportó en 2022 los registros más lamentables del siglo XXI en cuanto a demanda en comedores sociales y distribución de alimentos procedentes de bancos. Las colas del hambre no han dejado de crecer y se han convertido desgraciadamente en una imagen permanente en las inmediaciones de este tipo de entidades sociales.

Sólo en la Institución Benéfica Padre Rubinos las comidas demandadas por los menos favorecidos subió más del 30% el año pasado, y a diario son más de 600 servicios los que se prestan en el comedor de esta Institución, que además acoge a 200 personas que de otro modo vivirían en la calle. En similares términos se incrementó la petición de alimentos en Balrial, el Banco de Alimentos de A Coruña.

Por si el balance de necesidades no fuera suficientemente gráfico para el gobierno de María Pita, las entidades vecinales y sociales sufrirán las consecuencias de un ejecutivo local en minoría, que no ha podido aprobar el presupuesto para el presente ejercicio.

Sus ayudas no serán revisadas y ajustadas a las necesidades reales ante una inflación ruinosa que se quedará con nosotros al menos hasta 2024, y además acumularán los retrasos habituales de una nefasta gestión económica.

¡¡¡Una auténtica pena!!!

Los más de 30.000 MM€ saqueados a los consumidores por no haber rebajado el IVA en 2022, en lugar de revertir en los ciudadanos, se destinarán a la compra de votos y voluntades en la feroz campaña electoral que ha comenzado con el año.

En definitiva, los jugadores del progresismo se han limitado a hacer que los que menos tenían, aún tengan menos y que quienes tenían más, también tengan menos. Lo que se dice igualar por debajo para repartir miseria en lugar de buscar la prosperidad de todos.

Es la gran receta inventada desde los propulsores del comunismo que ha llevado a esos regímenes a su desaparición en el SXX, y que en el SXXI trata de reeditar el mismo fracaso, promovido ahora desde algunos endebles estados latinoamericanos donde las necesidades, las carencias y las colas del hambre se han perpetuado, como ya ocurre en España y, por supuesto, en A Coruña.

Todo un ejemplo para el resto del mundo, ¿no?

Ascega Hoy

 

scroll to top