Ascega Hoy

“De la administración local echamos de menos la humildad, la empatía y sobre todo el admitir los errores y el encajar con deportividad las críticas constructivas”

“Queremos un barrio seguro, limpio, sin okupas y en el que poder hacer una vida como la de siempre”

¿Cuándo nace esta plataforma y por qué?

La Plataforma Os Mallos Unidos nace en el 21 de septiembre de 2021 a razón de una escisión de otra plataforma ya existente por diversidad de opiniones y enfoques a la hora de reclamar lo mejor para el barrio. Con nuestra visión y manera de hacer las cosas, que consideramos solo puede ser una: la más objetiva, responsable e imparcial posible; iniciamos este proyecto vecinal con ilusión, integrado por casi un centenar de vecinos y comerciantes de la zona.

¿Cuáles son los principales problemas de la zona?

Los principales problemas del barrio de Os Mallos vienen derivados del abandono que ha venido sufriendo por parte de la Administración pública, más concretamente del Concello de A Coruña, quien, a través de sus legisladores, se ha olvidado de que gobierna para todos los barrios de A Coruña, no solo para los céntricos y que todos los impuestos de todos los vecinos valen lo mismo.

En Os Mallos hay, ya desde el mandato de Xulio Ferreiro y empeorando notablemente con la de Inés Rey, grandes problemas de seguridad ciudadana pues siempre faltan efectivos para atender las demandas vecinales, por ejemplo. También contribuye a esta inseguridad el repunte de la compraventa de droga, especialmente tras el confinamiento, que ha encontrado en nuestras calles al igual que en la de barrios vecinos (Sagrada Familia, Agra do Orzán, Ventorrillo, etc…) refugio para el libre albedrío no solo del trapicheo sino del consumo en vía pública. Otra lacra que nos ha herido gravemente en este campo ha sido el aumento impune de la ocupación de bajos y viviendas sin que a nadie parezca importarle excepto a quien tenemos que sufrirlo; teniendo que ver peleas, acuchillamientos entre okupas a plena luz del día e incluso incendios que pusieron y ponen en peligro la vida de nuestros vecinos.

En cuestión de iluminación, tenemos la promesa incumplida del aumento y mejora de puntos de luz desde enero de 2021 (momento en el cual se iban a empezar a ejecutar los cambios de farolas). Por supuesto, no solo no se ha llevado a cabo, sino que a lo largo de los meses hemos visto en prensa que no seremos los primeros, ni los segundos por donde se empezará a realizar el cambio. Necesitamos muchísima más iluminación: blanca, led y de calidad para que no se propicien los actos delictivos que la oscuridad actual sí consigue.

Y, por supuesto, echamos de menos, al igual que el resto de la ciudad, la mejora de la limpieza: los camiones de barrido y baldeado, los de limpieza de contenedores, el mantenimiento de aceras y asfalto. La avenida de Os Mallos se ha asfaltado muy parcialmente en el tramo inferior; el superior que lleva hacia el centro cívico parece no existir ni como avenida ni como parte del barrio.

¿Como es la relación con el Concello? ¿Qué echáis en falta de la administración local?

La relación con el Concello por nuestra parte ha sido siempre de tender puentes y de invitarles a venir a hablar con nosotros in situ, a unirse a nuestras manifestaciones, a conocer la realidad cuando los okupas prendieron fuego al bajo de Diego Delicado, presentando escritos con peticiones, ruegos, sugerencias y firmas por Rexistro. Y lo único que hemos recibido ha sido la contestación de una única concejalía (de las siete contactadas) en la que no se nos ofrecía ninguna solución al tema de la iluminación más que había que seguir esperando porque ya estaba aprobado. Y así seguimos, esperando.

De la administración local echamos de menos la humildad, la empatía y sobre todo el admitir los errores y el encajar con deportividad las críticas constructivas. Es cierto que en muchas ocasiones hemos sido mordaces, que no irrespetuosos ni violentos como muchos han querido hacer ver sin conseguirlo. Pero si hemos sido sarcásticos e irónicos ha sido por desesperación, por la sensación de tomadura de pelo que surge cuando, por poner un ejemplo, la alcaldesa viene al centro cívico de tu barrio a presentar la “Policía de barrio” para al día siguiente, literalmente, negar que se pueda llevar a cabo por falta de medios. Eso, señoras y señores, se llama paripé y no se le hace a ningún ciudadano ni ciudadana que haya depositado su confianza (bien con su voto, bien con el respeto por lo votado) en una regidora seria y eficaz que se precie.

¿Qué esperáis con ilusión para este 2023 en el barrio?

Sin paños calientes, sabemos que las elecciones son este año y que habrá intentos de convencer a la ciudadanía de que se están haciendo cosas por el barrio. Como plataforma apolítica, respetamos a cualquier líder que salga elegido por los habitantes de A Coruña, pero lo que sí pedimos es que, sea quien sea, se erija con el pleno convencimiento de gobernar por y para todos; que las promesas electorales se conviertan en realidades y que duren los cuatro años de legislatura, no los últimos meses de la misma. Queremos un barrio seguro, limpio, sin okupas y en el que poder hacer una vida como la de siempre: de gente trabajadora que ha venido de muchas partes del mundo, tal y como se formó el barrio en los 50, con personas de diversos puntos de Galicia y que siempre hemos hecho piña para convivir, trabajar, socializar y disfrutar de nuestro barrio.

También queremos que no se estigmatice un barrio como es el de Os Mallos por una situación que, con los datos del Ministerio del Interior en la mano, nos avalan que afectan a toda la ciudad y por lo tanto no nos merecemos una fama por un problema de gestión tanto del Concello como de la Subdelegación del Gobierno en sus competencias. Los problemas no los pone quien los denuncia sino quien no hace nada por resolverlos.

¿Cómo valoras los debates que organiza Ascega antes de las elecciones para hablar de los problemas que afectan a vecinos y emprendedores?

Consideramos que son de gran utilidad puesto que dan una oportunidad a nuestros políticos de conocer las preocupaciones de vecinos, comerciantes; habitantes de A Coruña en definitiva que les están poniendo en bandeja todo aquello que deben abordar para hacer bien su trabajo. Nuestra enhorabuena por ello y ¡a seguir haciendo esta magnífica labor, ASCEGA!

scroll to top