Ascega Hoy

La inflación no engaña

Vamos a escucharlo mucho estos meses. Al menos, mientras el precio del petróleo y la electricidad no muevan ficha. “Tenemos la inflación más baja de Europa”.

De hecho, hacía más de un año que no se encontraba en los niveles actuales. La inflación cerrará el año en el 5,8 %. Mejorando así las previsiones que se manejaban para final de año.

Cierto es, que un Mundial sin Rusia ni China, nos ha dejado unos precios de la energía muy “navideños”, pero cargados de incertidumbre sobre lo que pueda pasar.

A vueltas con la subyacente

Este es el gran problema de la escalada de precios. Que está muy afectada por las variaciones de petróleo y gas. Aun así, no deja de subir.

Porque la inflación subyacente, esa que no tiene en cuenta energía ni alimentos frescos, se sitúa en torno al 7 %.

Es decir, estamos teniendo un período muy “generoso” en lo relativo a combustibles y fuentes de energía. Pero también podemos afirmar que ciertos aumentos de precios son estructurales, y no parece que vayan a recuperar valores previos.

El dato final

Con este dato, se confirma la “moderación en la subida de precios”. Pues siguen subiendo. Pero a menor ritmo.

Desde verano, con el máximo del 10,8 %, se ha ido reduciendo todos los meses. Así, el año finaliza con una inflación media del 8,4 %.

Que será, si el Gobierno mantiene su apuesta, el nivel de subida de las pensiones para el 2023.

Eso sí, sobre el “pacto de rentas” seguimos sin tener noticias.

Y los alimentos continúan en alza imparable.

Por J. Galiñanes

 

 

scroll to top