Ascega Hoy

El tortuoso camino del acceso a la vivienda

Empezamos a tener dudas de que el camino para acceder a una vivienda sea más duro que el Camino de Santiago. Porque el BCE podría llegar a aplicar dos nuevas subidas del tipo de interés en los próximos 90 días. Y las familias sienten cada una de ellas en sus cuotas hipotecarias.

Por esta razón, el Banco de España ha lanzado en su Twitter varios avisos durante esta semana para tratar de “aclarar” un poco el panorama.

Ayudas para hipotecados

Como informa el BdE, han sido aprobadas con el Real Decreto 19/2022, de 22 de noviembre. Las condiciones para acceder a ellas:

  • Vivienda valorada en menos de 300.000 €.
  • Renta familiar inferior a 29.400 € anuales.
  • Carga hipotecaria superior al 30 % de la renta.
  • Subida de la cuota superior al 20 %.

En estos casos, podrá optarse por: congelar la cuota durante 12 meses, cambiar a tipo fijo o alargar el préstamo hasta 7 años.

Si la renta es inferior a 25.200 € y la carga supera al 50 %, entonces las medidas podrán ser: carencia de 2 años, menor tipo de interés durante la carencia o ampliación del préstamo hasta 7 años.

Como se comentó en la reunión de redacción: “menos mal que ponen tope al valor de la vivienda. Muchas familias con esos ingresos se pueden comprar casas y pisos por más de 300.000 €”.

Alerta contra las estafas

Por su parte, la Policía Nacional ha twitteado sobre los peligros por “ciberestafas” relacionadas con el alquiler. Aunque las viviendas vacacionales son las más afectadas, también afecta a viviendas habituales.

La práctica habitual es ofrecer ofertas atractivas y disponibles para luego exigir pagos previos al disfrute a través de métodos no seguros. Estos delitos se pueden detectar por: “las prisas para cerrar el trato, los precios excesivamente baratos y peticiones de dinero por adelantado”.

Los arrendadores siguen sintiéndose inseguros

Por otra parte, al incremento de precios de la vivienda, se suma la contracción de la oferta. Las principales asociaciones de inquilinos exigen mayor seguridad jurídica.

Pues, si bien son los que se llevan la “mala fama”, la verdad es que se ven sin medios para actuar cuando los arrendatarios actúan de mala fe. Siendo el extremo el caso de los “okupas”.

Así que, ya lo saben.

Para el camino hacia la vivienda.

Mucho dinero y mucha paciencia en la mochila.

Por J. Galiñanes

 

scroll to top