Ascega Hoy

“Nuestra idea, a corto plazo, es poder abrir en el año 2023 delegaciones en Santiago y Vigo”

“La pandemia, que en un principio pensábamos que iba a ser un golpe duro, se convirtió en un revulsivo del negocio”

Apunto cumple siete años de vida, ¿Cuándo nació pensaste vivir este momento?

Siempre que inicias una actividad, lo haces con la ilusión de que va a durar. A pesar de ello existen muchos miedos, incertidumbres, factores imprevisibles como la pandemia o la actual crisis, que te hacen dudar, pero con trabajo, esfuerzo y sacrificio, la empresa tiene que durar años. Lo que sí nos sorprendió es la dimensión que adquirió el negocio en tan poco tiempo.

¿Cuáles creen que han sido los puntos fuertes de la empresa para llegar hasta aquí? ¿Qué consideras que valoran tus clientes?

Tanto Álex como yo salimos de la banca, tenemos más de 35 años de experiencia entre los dos en dicho sector. Ese bagaje nos ha facilitado mucho las cosas, la cantidad de relaciones que hemos hecho, la capacidad comercial que adquirimos, la capacidad de análisis, nos ha ayudado a que APUNTO a día de hoy sea una empresa consolidada en el sector.

Por otro lado, en un sector con tanta competencia como el nuestro, tienes que hacer algo que evidentemente nos distinga, y ese algo en nuestro caso es la calidad y calidez del servicio, nuestro lema siempre ha sido seriedad, servicio, soluciones.

La empresa ha ido creciendo poco a poco hasta los 100 vehículos ¿hay perspectiva de seguir creciendo?

A día de hoy tenemos tres delegaciones abiertas: A Coruña, Bergondo y Ferrol. Nuestra idea, a corto plazo, es poder abrir en el año 2023 Santiago y Vigo, a pesar de que las actuales circunstancias, falta de suministros, escasez de vehículos, subida generalizada de precios, hacen que sea complicado. Estamos estudiando la posibilidad de abrirlas en régimen de franquicia o a través de un inversor.

¿Cómo afrontaste la pandemia, después de cinco años de actividad? ¿Pensaste que podía significar el cierre?

La verdad es que fue un momento muy difícil. Cuando se decretó el confinamiento, en marzo de 2020, empezaron a devolvernos vehículos y llegó un momento en que les dijimos a los clientes que no nos los trajeran ya que no teníamos espacio físico para guardarlos. Fue un momento muy duro, con mucho miedo, valorando cuánto tiempo podríamos aguantar sin tener que pedir aplazamientos o ayudas, ya que la facturación se iba a 0. Pero, por suerte, lo que en un principio pensábamos que iba a ser un golpe duro, se convirtió en un revulsivo del negocio, ya que se potenció el comercio electrónico y el reparto a domicilio, lo que disparó la demanda de vehículos de reparto, y, después de un mes, que no sabíamos qué hacer con los coches, se incrementaron las peticiones y reservas de forma radical: paquetería, alimentación, etc. El boom del comercio electrónico es un proceso inexorable, ha venido para quedarse, pero en vez de asentarse paulatinamente, un proceso que debería durar unos años, en pocos días estaba totalmente asentado; la gente se acostumbró a la comodidad de la compra online, y a que el pedido estuviese en casa en pocas horas. Y todo ese proceso, necesita vehículos.

¿Cómo ha sido la salida de la crisis sanitaria y el inicio de la crisis económica derivada tanto de aquella, como de la guerra, el precio de los combustibles…?

La salida de la crisis sanitaria ha supuesto un revulsivo para nuestra actividad, como decíamos anteriormente, el boom del e-commerce ha incrementado la demanda de vehículos industriales de alquiler. Además, hubo gente que ha podido teletrabajar y se ha dado cuenta de que quiere mayor comodidad en su domicilio por lo que contrató obras de mejoras a reformistas, carpinteros, pladuristas, que son clientes muy importantes de nuestra empresa.

Por otro lado, la actual situación nos está afectando en mayor medida. Antes vendíamos por renovación de flota un vehículo y al día siguiente tenías otro para sustituirlo, ahora no, ese vehículo tarda meses en estar disponible, y su precio se ha incrementado en un porcentaje que nada tiene que ver con la inflación que se publica. La falta de suministros hace que una reparación rutinaria que se hacía en el día hoy se demore y muchas veces no tengas previsión de cuándo puedes volver a tener el coche disponible. Esta situación hace que se generen tensiones por compromisos adquiridos que a veces no puedes cumplir, o imprevistos por avería y tienes muchas complicaciones para poner vehículo de sustitución

Esta escasez, es la que ha motivado que la apertura de sucursales que teníamos planteada se demore, o que vehículos que teníamos pensado retirar, no los hayamos podido retirar.

¿Qué sectores están ahora siendo los que más demandan vuestros servicios?

Tenemos dos tipos de cliente. Particulares que demandan vehículos para pequeñas mudanzas, y empresas, fundamentalmente, paquetería, reparto de alimentación y construcción. Los vehículos de turismo, y nueve pasajeros son más estacionales y concentrados en puentes, navidades y verano. Ese tipo de vehículos en pandemia, sí que pararon de forma radical.

Me comentabas en una entrevista anterior que Ascega te había ayudado a montar la empresa; ahora ya asentada, ¿en qué te sigue aportado la asociación?

Es cierto, ASCEGA nos apoyó muchísimo en el arranque de la actividad, y sobre todo nos facilitó relaciones, consejos, nos tuteló en proyectos… Recuerdo cuando quisimos abrir en el puerto para alquiler vehículos isotermos, ahí estuvo ASCEGA, cuyo apoyo fue fundamental. Actualmente, seguimos muy agradecidos ya que ASCEGA tiene una mentalidad muy colaborativa, los miembros de la asociación procuramos consumir a los asociados y por otro lado, siempre que te surgen dudas, como estos días con el KIT DIGITAL, siempre hay algún asociado, que te puede ayudar o aclarar las dudas o bien porque le ha pasado a él o bien porque se dedica a ello.

¿Cuál es el futuro de la empresa? ¿Otros siete años o aún más?

A día de hoy hay muchas incertidumbres, el futuro del vehículo eléctrico, el acceso al centro de las ciudades, las crisis de suministros… pero seguimos creyendo que somos un servicio necesario para el tejido productivo, y seguiremos aportando nuestro granito de arena. Mientras nuestros clientes sigan confiando en nosotros, nosotros aquí estaremos.

scroll to top