Ascega Hoy

Pues ni tan mal

Ya nos vamos acercando a Noviembre y aquí seguimos vivos y coleando.

El desplome económico tantas veces anunciado no lo acabamos de ver en toda su dimensión y si bien todos nos resentimos de la situación estamos siendo capaces de adaptarnos a este nuevo escenario.

De Enero a Octubre se ha reducido un 6% el gasto en alimentación y eso no significa que estemos pasando necesariamente hambre. La racionalización de las compras, el incremento de marcas blancas y la reducción drástica de desperdicios nos han vuelto más eficientes.

Ese ejercicio lo estamos haciendo de manera generalizada en todos los campos de nuestras vidas.

Lo cierto es que los datos oficiales demuestran que, a pesar de la que está cayendo, el conjunto de los hogares hemos sido capaces de ahorrar también en el primer semestre de 2022.

Aunque no todos conseguimos ahorrar, en su conjunto si lo hacemos.

Mas del 50% de los hogares manifiestan llegar holgadamente a fin de mes. Solo un pequeño porcentaje manifiesta tener serios problemas.

En crisis anteriores no hemos mostrado tanta resilencia. Estamos siendo capaces de hacer de la necesidad virtud.

El PIB de Galicia creció mas de un 4% en el segundo trimestre a pesar de tener la industria a medio gas por los problemas de suministro y encarecimiento de materias primas.

Los problemas crecientes  con la energía han hecho bajar el indice de confianza en el tercer trimestre, aunque mucho menos que lo que ocurrió con el Covid.

El 62% de la población prevé seguir disfrutando su ocio con normalidad y sin restricciones en lo que queda de año. Esto es ciertamente tranquilizador.

Todos estos apuntes significan un mayor grado de confianza. Quizá el record de asalariados indefinidos, quizá la reducción del paro … o quizá es que se estaban magnificando los problemas.

Lo cierto es que todos lo podemos palpar en la calle. Este año 2022 está siendo mejor de lo esperado, sin echar bombas pero mejor.

Y aunque de modo desigual entre sectores no soñaba yo escribir un artículo tan positivo este año.

En cuanto al futuro, veremos, porque tampoco apuntaba bien el presente.

Con el Covid aparentemente superado, siendo sensatos, solo la crisis energética ensombrece el horizonte económico.

De momento le vamos ganando tiempo al problema y por qué no:

A seguir soñando, que ni tan mal … eso si, tampoco nos vengamos arriba que no todo es dulce.

¡Buena semana!

Por Javier de la Fuente Lago

 

scroll to top