Ascega Hoy

Una Administración Pública ineficiente e incompetente

Resulta vergonzoso que desde hace más de una década la Administración y la Banca se afanaran en que ciudadanos y clientes aprendiéramos informática ‘a paso ligero’ para hacerles su trabajo, porque desde entonces vienen exigiendo, cada vez con más intensidad, que realicemos los trámites y gestiones vía telemática.

La irrupción de la pandemia agravó la situación, porque si hasta entonces los empleados públicos al menos iban a sus puestos de trabajo, el virus les abrió el cielo, para conectarse en pantuflas y pijama desde casa a los ordenadores centrales de sus dependencias administrativas, y ‘fichar’ por Internet.

Evidentemente no nos referimos a sectores del funcionariado como profesores, que trabajaron desde casa como nunca para atender a sus alumnos, o muchos profesionales sanitarios -no todos-, que ‘armados’ únicamente con su vocación y ética ‘combatían’ contra un virus mortal para tratar de salvar vidas, porque recordemos que trabajaban envueltos en bolsas de basura y con escasas pantallas y mascarillas de protección.

Todos sabemos perfectamente a qué tipo de empleados públicos nos referimos, a los que padecemos todos los ciudadanos todos los días, cuando acudimos a unas dependencias municipales, a unas oficinas de la Xunta o de la administración Central del Estado para tramitar un permiso, una licencia de apertura, una subvención, una reclamación…

Pues hete aquí la situación.

Los bancos nos siguen cobrando por las transferencias que hacemos nosotros desde nuestro ordenador, nos cobran por abrir una cuenta desde casa con nuestros medios informáticos, nos cobran por el correo que no mandan con el cartero y que nos cuelgan en nuestra cuenta virtual con la entidad y nos cobran, nos cobran, nos cobran.

Pero si grave es que los bancos nos cobren por hacerles su trabajo, mayor delito tiene que la Administración nos exija a los ciudadanos que hagamos el trabajo de los empleados públicos.

Autónomos y empresas estamos obligados por Ley a realizar todos los trámites y gestiones con la Tesorería de la Seguridad Social por vía telemática, y con prácticamente la prohibición expresa de hacerlo presencialmente. Es más, ya te indican por teléfono que personal y físicamente no te atienden. Y si resulta que con cierta frecuencia su sistema informático se ‘cuelga’, no es su problema.

Con la Agencia Tributaria, prácticamente lo mismo. Todo vía telemática. Si es la FNMT para obtener la firma digital: “entre en la web y ahí la tramita”. En fin, un auténtico despropósito.

Lo más triste de todo es que entre los años 2008 y 2021 el sector financiero llevó a cabo unas concentraciones que le permitieron reducir su personal en más de 115.000 personas. Y aun así, gracias al trabajo que los clientes le hacemos a la banca, siguen siendo eficientes y rentables, hasta el punto de que el Gobierno ‘les ha tenido que gravar los beneficios con el impuestazo’.

Mientras la empresa privada busca la eficiencia y la rentabilidad para generar riqueza, las administraciones pasaron de 2.582.846 empleados públicos en 2008 a los 2.717.570 que hoy, es decir, a pesar de las multimillonarias inversiones realizadas en la Administración para la digitalización, hoy tenemos en España 134.724 funcionarios y ‘sucedáneos’ más.

El último balance de la OCDE publicado en 2019 indica que en España con 47 millones de habitantes, más del 15% de los trabajadores eran empleados públicos, mientras que en Alemania, con 83 millones de habitantes, los empleados públicos no alcanzaba el 11%.

Y ahora resulta que el trato a los usuarios de la banca está en el punto de mira, y parece correcto y justo, sobre todo para que las personas mayores que tienen más dificultad para realizar gestiones vía telemática sean atendidas personalmente.

Pero ¿cuándo ‘centraremos el tiro’ en una mastodóntica Administración pública que, al tiempo que crece de forma injustificada en número de empleados, incrementa su ineficacia e incompetencia para dar una respuesta ágil y satisfactoria a los millones de ciudadanos que la sufrimos a diario?

 

scroll to top