Ascega Hoy

Un verano de inflación en la Unión Europea

Este mes de agosto, el nivel de crecimiento de los precios en la eurozona ha alcanzado su máximo histórico. Se sitúa en el 9,1% de tasa interanual

Acercándose peligrosamente a las dos décimas y muy lejos del 2%, que es el objetivo del BCE, la inflación, no para de crecer. (Consultar datos EUROSTAT).

Es evidente que los precios de la energía están causando estragos en la economía europea. Y los datos confirman que esta situación ya extrapola sus efectos. Pues la inflación subyacente, la que no tiene en cuenta la energía o los alimentos frescos, supera ya el 4,3%.

Si esta guerra no se detiene (y aunque lo haga ahora mismo), estas cifras seguirán subiendo en el corto plazo. Y no existen propuestas para la estabilidad en la región.

Tan solo se trata de un “nuevo” registro histórico. Pues el de julio, con una inflación del 8,9% ya había supuesto un récord.

Iniciamos el año en el 5,1% de inflación. Es decir, ya los riesgos del conflicto en Ucrania se manifestaban en los mercados, principalmente en los energéticos tras la pandemia.

Desde entonces, se han ido marcando nuevos máximos mes a mes.

Fuente: es.tradingeconomics

La energía es, con diferencia, el principal factor de esta crisis de subida de precios. Y Rusia ya ha anunciado que va a encarecer el gas a Europa.

Por otra parte, alimentos, bebidas y tabaco ya experimentan alzas superiores al 10%, los bienes industriales de más del 5% y los servicios superan el 3,5%.

No se prevé que la situación pueda mejorar.

Un invierno duro y una guerra de desgaste:

Esas son las previsiones del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Es también, el lema de los Stark en Juego de Tronos: “Winter is coming”.

También lo ha anunciado el presidente Sánchez en televisión. E incluso las ministras Calviño (“se vienen curvas”) y Robles (“el otoño va a ser duro”).

En ASCEGA, hemos bautizado la crisis en ciernes como: “La Tormenta Perfecta”.

La situación en España en agosto es de un 10,4% de incremento de precios, con un terrible 6,4% de inflación subyacente.

Se llame como se llame, lo dicen todas las voces autorizadas: “is coming”.

Por J. Galiñanes

scroll to top