Ascega Hoy

Hablando de fiestas

Que lejos nos queda Finlandia y que cerca parece hoy

Tan socialdemócrata como Angel Gabilondo y muy alejada del “serio, soso y formal” que acuñó.

A golpe de twit, una foto, un video, un comentario inoportuno … todo sin meditar.

Así hacen política hoy muchos de quienes ganan elecciones.

El objetivo es aumentar la atención a través de polémicas triviales.

Y lo hacen porque hay una población ávida de esa inmediatez, del chascarrillo y del cotilleo.

Otra cosa es si ese modo de manejarse nos llevará a algún sitio mejor que con el “serio, soso y formal” … pero de esto no va el artículo de hoy. Volvamos a Finlandia

Sanna Marín es la Primer Ministra de Finlandia desde 2019. Joven y dinámica, encabeza un gobierno de coalición con otros cuatro partidos.

La polémica de actualidad surgió a raíz de un video filmado en su entorno de amistades, y colgado posteriormente en redes, en donde aparecía bailando como lo haría la mayoría de personas de su edad.

Teniendo en cuenta lo perseguido que está en ese país la tenencia y consumo de estupefacientes, sus detractores no perdieron la ocasión para sembrar las dudas.

Pero llegar hasta el punto de ofrecerse ella misma a hacer un test para mostrar públicamente que no hubo consumo me parece denigrante y fuera de lugar.

Poco debiera interesar como consume su tiempo privado ella, así como cualquiera, pero parece que por esas latitudes se ha sobredimensionado un asunto trivial y la mandataria forzada por sus socias ha entrado al trapo.

Una vez expuesta no debiera de tener dudas en la defensa del espacio privado y la presunción de inocencia.

Imaginen que tuviésemos que demostrar nuestra inocencia ante cada acusación infundada.

Hay también quien quiso señalar una persecución por ser mujer, claro que en el país mas igualitario del mundo no parece que se sostenga el argumento.

Ellas mismas han puesto en entredicho el peso específico de este novedoso gobierno de mujeres.

Lo que alguno podría estar tentado a plantearlo como un problema de sexo realmente es simplemente bisoñez.

Está claro que ser político no sale gratis e ir de frente no siempre es la mejor opción.

¡Buenas fiestas a todos y todas!

Por Javier de la Fuente Lago

scroll to top