Ascega Hoy

Claro como el agua

Hay gráficos que lo dicen todo

Es fácil que nos sugestionemos con la histórica sequía que estamos padeciendo pero ni conviene exagerar ni mirar para otro lado.

Donde hay datos,  se deben echar a un lado las percepciones y parece evidente hacia donde nos lleva la tendencia desde hace ya bastantes años.

El agua dulce es un elemento esencial para la vida y la economía. Es un recurso finito pero renovable, con lo que nuestra gestión de este recurso se convierte en algo imprescindible.

Claro que el reparto de este bien es muy desigual según regiones y épocas, de ahí que sea muy importante la lectura que hagamos de la gráfica que ilustra este artículo de opinión.

Aunque este gráfico está referido a Santiago la tendencia es la misma en A Coruña y Vigo.

Esa Galicia tan lluviosa parece que ya no lo es tanto.

Si nos vamos al resto de la península llama la atención entre las comunidades más pobladas,  la escasez creciente en la zona centro y con limitadas alternativas.

¿Tenemos que preocuparnos en Galicia?

Teniendo en cuenta que nuestra pluviosidad anual dobla a la mayoría de Comunidades y que siendo costeros tendríamos también la posibilidad de desalinizar agua del océano.

No parece pues que debamos estar preocupados, pero ¿Y ocuparnos?

Si el reparto del agua a lo largo del año es tan desigual como actualmente,  no nos puede servir con esperar a la siguiente borrasca.

¿Tenemos reservas suficientes para salvar periodos especialmente secos?

El haber vivido históricamente en la abundancia de este elemento en Galicia no ha propiciado que fuese prioritaria una potente política hídrica. Es probable que esos tiempos ya empiecen  a ser un recuerdo.

¿Es presentable que hablemos con tanta frecuencia de escasez de agua en Galicia?. Un año extraordinario como este podría ser  pero las mismas comarcas año tras año salen en los medios por las restricciones.

Ya había hablado en el artículo https://ascegahoy.es/2022/05/23/las-oportunidades-que-asoman/  de las ventajas que tendrá Galicia cuando este bien sea inalcanzable en otras Comunidades

Hay dos posibilidades: que nos ocupemos y convirtamos este factor en una oportunidad capitaneado desde la Xunta de Galicia,  o funcionar a salto de mata solventando las necesidades según aparezcan.

Me gustaría escuchar  que nos estamos preparando para la siguiente sequia o para atraer inversores que demandan el agua que otros no les podrán dar.

No tengo mucho espacio para la esperanza porque en general  nadie está planificando a treinta años vista. Los ciclos electorales son como son.

Reflexionar y sugerir lo podemos hacer todos. El sueño es que algo quede sembrado.

Por Javier de la Fuente Lago.

scroll to top