Ascega Hoy

Cuidado, vienen los nuestros

El nuevo gravamen para Energéticas y Banca viene a distorsionar conscientemente el mercado. El objetivo aparente parece claro: “que pague más quien más se está beneficiando de esta crisis”

Siendo este el Gobierno más escorado desde que recuperamos la democracia no parece descabellado pensar que esa sea su prioridad.

Lo que ya cuesta más es justificar la focalización y el riesgo de que lo acabe pagando quien no quieren , o, ¿Quién sabe?

Así como puedo entender el claro beneficio de las energéticas en esta crisis no lo veo así en el sector bancario, cuando además están asumiendo notables riesgos compartidos en la financiación de empresas y autónomos a raíz del Covid.

El rescate a parte del sector bancario en la pasada crisis financiera no puede justificar ni un castigo a la totalidad ni tampoco a los nuevos propietarios de las rescatadas Cajas, sabiendo que el Gobierno de entonces no programó la recuperación de esos miles de millones.

No voy a entrar a valorar lo mal que se hicieron las cosas entonces con las Cajas.

Primero destrozándolas políticos de casi todo signo, luego socializando pérdidas, para terminar vendiéndolas sin condicionar la devolución.

Los nuevos propietarios no tienen culpa de todo aquello y cualquier acción que lleve a tratar de que paguen aquel pato quien no fue ni responsable ni deudor creará una inseguridad jurídica que hará resentir los pilares de la economía de este País.

Decidieron pues, de manera selectiva, que estos dos sectores paguen  más independientemente del Impuesto de Sociedades, siquiera plantearon incorporarle progresividad a este impuesto.

Estas empresas, denostadas repetidamente con más o menos razón, han sido elegidas para, a mi juicio, satisfacer a sus bases sin preocuparles las posibles consecuencias. Lo importante es calmar al patio de butacas.

Nos dicen, además, que Competencia y el Banco de España “vigilarán” para que no trasladen este coste e imponen una sanción para aquellos que pretendan trasladar este gravamen a sus clientes del 150% del montante repercutido.

Que me expliquen cómo van ser capaces de diferenciar si una subida moderada del tipo de interés  es parte del margen razonable del mercado o una compensación a cargo del cliente por el nuevo gravamen.

Tendrán además que preocuparse ahora las Entidades bancarias cuando nos ofrezcan  este o aquel diferencial de tipo por si no se lo permiten. ¿Economía intervenida?

Al sector energético que está mucho más regulado,  quizá tengan más posibilidades de controlarlo en una medida pero siempre hay un algo más que permitirá el escape.

Claro que todo esto puede ser un choteo planificado:

Si todos coincidimos en que es prácticamente imposible controlar con certeza el traslado del nuevo gravamen a los clientes y a su vez la sanción es solo del 150% de lo demostrado … blanco y en botella.

Todos acabaremos pagándolo y los inocentes socios del Presidente tan contentos pensando que han castigado a los ricos.

El plan es perfecto: los socios contentos,  Energéticas y Banca con escapatoria y al resto nos toca aportar esos miles de millones que esperan.

Ricos, medios y pobres lo pagaremos por igual.

¡Aún se siguen escuchando las risas en La Moncloa!

Esto es lo más parecido a una economía intervenida, pero de peseta.

Lo podrían haber hecho de modo eficiente vía Sociedades, pero así no podrían dar rienda suelta a sus fobias y ahí no tendrían escapatoria los amigos, todos esos que están en los Consejos de Administración.

Imagino que por el camino negociarán alguna sanción con estos sectores para hacer más creíble todo este paripé.

Dentro de unos meses caerá el telón como ya ocurrió con lo de poner las lavadoras de madrugada y tantas cosas más.

Lo peor es tener que aguantar a los tertulianos afines siguiendo un guion que ni se creen.

¡Feliz verano!

Por Javier de la Fuente Lago

scroll to top