Ascega Hoy

Enoturismo Ibérico

 

Permítanme una recomendación para estos tiempos de temores, confusión e irritabilidad. Si les es posible, concédanse una tregua, una escapada a algún lugar placentero. No es necesario un lejano destino. Puede ser justo aquí al lado. Basta con un poco de tranquilidad, contacto con la naturaleza y el disfrute de algunos de esos pequeños placeres que el vértigo del momento parece que nos está arrebatando: el deleite de un plato de gastronomía tradicional, de una copa de vino, de un paisaje, del silencio…

Yo lo he hecho este fin de semana. De la mano del siempre inquieto Guillermo Campos –  seleccionado entre  los mejores periodistas gastro del país – y de su partner en Portugal André de Quiroga –  empresario multidisciplinar comisario, gestor cultural y coleccionista –  he visitado el municipio luso de Alijó. Un pequeño pero hermoso territorio, perteneciente al distrito de Vista Real, ubicado a caballo entre las regiones de Tras-os-Montes y Douro.

Y es precisamente esa privilegiada ubicación la que le proporciona un atractivo añadido: su riqueza vitivinícola. En torno a ella está configurando Alijó una notable oferta enoturística, que incluye visitas a bodegas, una oferta culinaria con personalidad propia, numerosos alojamientos de turismo rural e incluso propuestas culturales de relevante entidad, como la que tuve ocasión de disfrutar en la bodega Quanta Terra.

Allí expone sus obras Joana Vasconcelos, considerada en la actualidad como la primera figura artística de Portugal mejor artista del año 2019.[1] Fue la primera mujer en exponer en el Palacio de Versalles en 2012. [2] creadora plástica portuguesa con la obra más cotizada de todos los tiempos. 

Quien, por cierto y con un criterio del que más de uno debería tomar nota, asegura que “el deber de los artistas es estar en todas partes”.

Varias fueron las conclusiones que extraje de esta acción de prescripción a la que fui invitado. La primera es que la sensibilidad y la capacidad de actuación de un territorio respecto a las iniciativas turísticas (en este caso, enoturísticas) nada tienen que ver con la dimensión o el tamaño del mismo.

El ejemplo de Alijó, un municipio de tan solo 14.000 habitantes, es paradigmático. La cuestión tiene mucho más que ver con la decidida voluntad de sus gestores políticos en connivencia con los empresarios de la zona, en este caso principalmente bodegas y establecimientos de turismo rural.

También me llamo positivamente la atención el hecho de que la mayoría de los proyectos de desarrollo turístico de Alijó estén vinculados a  sus sectores productivos y a sus tradiciones. Dos argumentos de peso para garantizar su singularidad, su autenticidad y su universal atractivo. Bien podríamos tomar ejemplo.

Además de las visitas a bodegas y establecimientos de enoturismo, esta acción también me permitió estar en contacto con productores de vinos locales y asistir a un ciclo de debates sobre “inversiones, cultura y cooperación transfronteriza”, tres conceptos que deberían estar mucho más presentes en nuestros planes de desarrollo. Mucho mejor nos iría.

Alijó está a hora y media de Oporto. Más o menos como nosotros. E incido en esta cuestión porque su experiencia nos podría servir de modelo y de punto de entrada, ya que bien podría ser un destino de mucha gente que luego nos visite a nosotros. Galicia tiene aprovechar el flujo de personas que, llegadas de todo el mundo, cada año visitan Oporto y sus regiones aledañas atraídas por el enoturismo. Las Rías Baixas tienen que ser capaces de atraer hacia sí al menos a una parte de este turismo. Tenemos todas las condiciones: un vinos de extraordinaria calidad, unas bodegas preparadas para ello, una gastronomía excepcional y una notable oferta hotelera. Solo necesitamos hacer una apuesta decidida por poner el valor el enoturismo, por promocionarlo allí desde donde salen y a donde llegan los turistas interesados por este tipo de propuestas. En Portugal lo llevan haciendo desde hace muchos años y a los resultados me remito. Aquí, ¿a qué esperamos?

Por José Luís Vilanova

scroll to top