Ascega Hoy

“La búsqueda de casa al finalizar el estado de alarma se disparó considerablemente”

“Nos espera un año con mucha incertidumbre y habrá que estar atentos a la evolución de la economía en general, para ir viendo cómo va a evolucionar el mercado”

 

¿Por qué surge Acredita?

La idea surge de dos personas con ganas de emprender y en un momento (1998) en el que el país parecía que quería despegar, pero había mucha incertidumbre. La idea inicial fue el de una empresa cuya actividad principal era la gestión y tramitación de hipotecas. Fueron unos primeros años, duros, en los que a base de esfuerzo y con el apoyo de un gran equipo pudimos crecer.

¿Cómo ha cambiado el mercado inmobiliario en dos décadas? ¿Cómo vivió la empresa la crisis de 2008?

Nos dedicábamos a la gestión de hipotecas, así que imagina el 2008… de repente se derrumba todo.  Los bancos literalmente desmantelaron sus unidades hipotecarias. Así como te lo cuento. Los teléfonos dejaron de existir y de tener personas al otro lado.

¿Y cómo lograsteis sobrevivir?

Los años anteriores nos habíamos cuidado mucho de hacer las cosas con la mayor seriedad posible. En un marco en el que todo valía, habíamos tenido la prudencia de no hacer cosas “raras”. Enseguida los bancos empezaron a tener necesidad de vender los activos inmobiliarios provenientes de sus embargos, y no dudaron en contar con nosotros. Así, hasta hoy.

Tenéis como clientes tanto empresas como particulares, ¿tienen necesidades muy distintas?

Sí. El particular busca generalmente su vivienda o su pequeña inversión (local pequeño para alquilar, piso de la playa…). Las empresas ya tienen otro perfil. Buscan activos para su actividad, para su expansión, para su patrimonial… No hay un perfil concreto. Algunos se fijan solo en la rentabilidad, otros la ubicación del activo, otros actúan por impulsos… Cada empresa, cada persona, es un mundo y nuestro trabajo muchas veces consiste en determinar qué tipo de cliente es, para poder acertar con nuestras acciones.

¿Cómo afectó la pandemia al sector inmobiliario?

En principio se paralizó todo. Incluso las notarías cancelaron firmas previstas, y pusieron pegas para coordinar las siguientes. Pero al mes siguiente ya se volvió a tener cierta actividad y se pudo ir firmando operaciones, con todo el cuidado del mundo, como era normal ante la situación. Al finalizar el estado de alarma hubo una locura de gente que quería comprar casas con finca, parcelas… y se llevaron a cabo operaciones. Ahora está todo más normalizado.

¿Cómo está el mercado de alquiler? Hay una sensación generalizada en A Coruña de que los precios han subido mucho, ¿es así?

Tenemos que considerar que no estamos ante un mercado de alquiler maduro, como el que puede haber en Madrid, Barcelona, etc… eso influye en que no haya una profesionalización del sector del alquiler y que la oferta provenga de particulares que alquilan viviendas. Esto hace que no haya suficiente oferta y que consecuentemente se incrementen los precios.

Con respecto a la venta, ¿tras el confinamiento ha habido mucha demanda de información para cambiar de vivienda?

La búsqueda de casa al finalizar el estado de alarma se disparó considerablemente. De todos modos, dado el tamaño del Concello de A Coruña,  la vivienda en la comarca está demandada, y ahí tenemos el ejemplo de Oleiros, y no solo vivienda unifamiliar sino también pisos, pero también hay actividad en Culleredo, Cambre…

¿Cómo crees que evolucionará el sector en este año 2022?

A día de hoy se presentan muchos interrogantes. La obra nueva está en manos de fondos de inversión, y algunos tengo la sensación de que están comprando suelo a precios que me generan dudas. Eso hace que tengan que sacar en venta las viviendas en rangos de precios elevados, y puede suponer una ralentización en ventas.

Por otro lado, tenemos la crisis de materias primas que está encareciendo considerablemente los precios de las mismas, y echando por tierra muchos presupuestos de ejecución de obra. A ver en qué acaba. En materia de planeamiento y en concreto en A Coruña, no está habiendo mucho movimiento. Hay escasez de suelo y eso hace que se incrementen los precios. De esto se pueden beneficiar los Concellos limítrofes.

Y la segunda mano, se mantendrán los precios en las zonas buenas, pero sufrirán mucho en barrios más humildes.

Nos espera un año con mucha incertidumbre y habrá que estar atentos a la evolución de la economía en general, para ir viendo cómo va a evolucionar el mercado.

FOTO: Carlos Spuch con parte del equipo de Grupo Acredita

scroll to top