Ascega Hoy

La Junta Local de Seguridad se reúne por primera vez en años por la dramática situación en Os Mallos

Los robos, las okupaciones, los trapicheos de droga, los incendios provocados y las peleas con armas blancas en plena vía pública están a la orden del día

 

La situación de inseguridad ciudadana que se vive en ciertos barrios de A Coruña es cada vez más insostenible.

Se trata de un tema sobre el que ya hemos hablado en anteriores artículos y que supone una enorme preocupación para los vecinos de barrios como o Ventorrillo, Agra del Orzán, La Gaiteira, Os Castros y, especialmente Os Mallos, donde la situación es límite desde hace ya un año y medio.

Los robos, las okupaciones, los trapicheos de droga, los incendios provocados y las peleas con armas blancas en plena vía pública están a la orden del día en la zona. No son hechos aislados, sino incidentes que se producen y van en aumento debido a la inexistente presencia policial y la pasividad de las autoridades políticas.

La problemática es de sobra conocida en la ciudad, pero también en todo el territorio nacional. Muchos medios de comunicación se han hecho eco de la situación vivida en algunos barrios coruñeses.

En los últimos meses, ‘El Cascabel’ de TRECE televisión, el periódico de tirada nacional ‘El Español’, ‘El programa de Ana Rosa Quintana’ y ‘Espejo Público’ han sido algunos de los que han dado cobertura a la dramática situación que se vive en el barrio de Os Mallos.

La Asociación Os Mallos Unidos, formada por más de 120 vecinos de la zona, ya no sabe qué hacer para recuperar sus espacios públicos y dormir tranquilos. Han hecho todo lo que está a su alcance para dar visibilidad al problema y exigir soluciones que no llegan. Los vecinos han organizado múltiples manifestaciones en el último año y los propios residentes se encargan de difundir, principalmente a través de redes sociales, algunos de los terribles episodios que tienen que vivir a diario.

Desde la entidad denuncian que el gobierno local rechaza reunirse con ellos y solo escucha las peticiones de la otra asociación, que tan solo se centran en exigir medidas laxas como la limpieza de las calles y la mejora de la iluminación.

“A nosotros la alcadía no nos recibe. La semana pasada se reunieron con esta otra asociación que les parece todo bien y dicen que es un barrio normal. Según ellos, nosotros lo que estamos haciendo es perjudicar al barrio porque nadie va a querer venir a vivir aquí. Dicen que estamos alarmando, pero evidentemente hay unos datos que evidencian esta situación”, asegura la presidenta de Os Mallos Unidos, a quien entrevistaremos en profundidad para el próximo artículo.

La Junta Local de Seguridad presidida por Inés Rey y María Rivas se ha reunido recientemente con la Asociación de Vecinos de Os Mallos para organizar un operativo de actuación.

Aunque las propuestas puedan ser insuficientes y no sirvan para solucionar el problema real, lo cierto es que la reunión supone una inesperada declaración de intenciones por parte del Ayuntamiento.

 

La Junta Local de Seguridad se reactivó en el año 2012 después de estar inoperativa desde 1994. El objetivo de su puesta en marcha era aprobar nuevos protocolos de coordinación operativa entre Policía Nacional y Policía Local, así como crear un plan de seguridad “vivo y permanentemente abierto a mejoras”. Incorporaciones que en ningún caso se han producido, ya que pese a su reactivación en el 2012, las reuniones de la Junta han sido testimoniales y en estos últimos años casi inexistentes.

Debido a la situación actual se ha hecho todavía más latente la necesidad de reactivar una junta que tiene como objetivo garantizar la seguridad ciudadana. Más que buscar soluciones, este órgano debería trabajar a diario para prever los posibles problemas y atajarlos a tiempo. Una misión para la que se requiere una total coordinación y la organización de reuniones periódicas.

De lo contrario, lo que suele ocurrir es que las actuaciones llegan tarde, mal y arrastro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

scroll to top