Ascega Hoy

Lage Tuñas contradice a Inés Rey y confirma la opacidad del ayuntamiento de A Coruña en materia de licitación

Mientras que el estudio realizado en octubre de 2020 por Ascega diseñaba un mapa con más de 3.000 bajos sin actividad, el estudio encargado a la empresa privada llegaba a la conclusión de que en la ciudad tan sólo había la pírrica cifra de 600 bajos vacíos.

 

Desde hace ya varios meses, Ascega mantiene bajo la lupa todo lo que rodea al polémico estudio encargado por el Ayuntamiento de A Coruña sobre los bajos vacíos existentes en la ciudad.

Se trata de un estudio que fue adjudicado a la empresa CIESA SL en 2020 y que ha puesto contra las cuerdas a la administración local. En primer lugar porque el encargo se hizo a una empresa privada sin experiencia en este tipo de estudios por la nada desdeñable cifra de 60.000 euros más IVA y, en segundo lugar, porque la adjudicación fue realizada después de que Ascega le ofreciera, de forma gratuita y desinteresada, el estudio de bajos vacíos elaborado por la entidad en colaboración con la Universidad de A Coruña.

Sorprendentemente, desde el Ayuntamiento declinaron el ofrecimiento de Ascega y contrataron un estudio con el mismo objetivo que, sin embargo, arrojó datos poco fiables.

Mientras que el estudio realizado en octubre de 2020 por Ascega diseñaba un mapa con más de 3.000 bajos sin actividad, el estudio encargado a la empresa privada llegaba a la conclusión de que en la ciudad tan sólo había la pírrica cifra de 600 bajos vacíos. Una cantidad que coincide con el número de anuncios de bajos en alquiler que podemos encontrar en los principales portales inmobiliarios y, por tanto, no se ajusta a la realidad. No podemos olvidar que existen muchos bajos vacíos, especialmente los ubicados en los barrios menos céntricos, que ya ni se anuncian por la ausencia de demanda.

Ante esta insólita situación, Ascega ha solicitado en reiteradas ocasiones el acceso al expediente de contratación del citado estudio. Desde hace dos meses, la asociación ha escrito en hasta cinco ocasiones al Ayuntamiento con el fin de comprobar el proceso de adjudicación y los criterios técnicos solicitados para su realización.

Además, la necesidad de comprobar la transparencia del gobierno local durante este proceso se hizo más latente después de que encargaran, recientemente, una segunda fase de licitación del estudio por una cuantía de 30.000 euros más IVA con el fin de actualizar los datos.

En ese momento, Ascega decidió ejercer su derecho de acceder a la documentación de la adjudicación de este polémico estudio y remitir sendas peticiones al concejal de Economía, Hacienda y Régimen Interior, Lage Tuñas, y a la Acaldesa Inés Rey.

 

Es decir, se solicitó un copia foliada de todo el expediente de contratación, al amparo de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno (artículos 12 y 13).

Después de reiterar la petición por escrito, por fin llegaron las buenas noticias. El 13 de diciembre, la Alcaldesa Inés Rey remitía una notificación escrita a Ascega comunicando su autorización para el envío de una copia del informe sobre este estudio después de dos meses de paciente espera.

Sin embargo, como suele ser habitual en la política, la realidad acabó superando a la ficción. En un acto de tremenda contradicción dentro del gobierno local, el concejal Lage Tuñas envió un escrito a Ascega denegando el acceso al expediente mediante la remisión de una copia foliada.

Es decir, el concejal rectifica a la Alcaldesa y solamente envía un enlace a la página web del ayuntamiento donde se puede acceder a la localización de los 600 bajos vacíos.

La razón que esgrime para denegar la información es que hay un segundo estudio en fase de licitación, pero el expediente solicitado por Ascega es el del primer estudio, que tiene un número de expediente diferente al segundo y que, extrañamente, no esta accesible al público en el Perfil del Contratante alegando que se ha realizado por el procedimiento de emergencia. Como si la emergencia estuviese reñida con la transparencia.

scroll to top