Ascega Hoy

Analizamos el proyecto de la nueva Ley Concursal con Diego Comendador, presidente de ASPAC

El proyecto de texto refundido de Ley Concursal se encuentra ya en trámite parlamentario, y desde ASCEGA hemos querido comentarlo con quienes más saben del tema; los administradores concursales. Para ello hemos entrevistado a Diego Comendador Alonso, presidente -reelegido para su segundo mandato-, de la Asociación Profesional de Administradores Concursales.

Nos resulta especialmente interesante lo que tiene que decir, pues no en vano lleva más de 30 años dedicándose a las reestructuraciones empresariales y a los concursos.

 

Al igual que en el concurso, procedamos a la calificación. ¿Cómo valora la propuesta aprobada por el Consejo de Ministros?

Basta un adjetivo: “desafortunada”. Si bien tiene cosas buenas, comenta, como las medidas de prevención y pre-concurso para tratar de evitar liquidaciones innecesarias y los planes de reestructuración, se muestra muy crítico con el trato a los administradores concursales.

Además, lamenta que la norma no tiene en cuenta las situaciones de saturación y rotación de personal en los juzgados. En España los concursos duran unos 6 años, pero no por culpa de los profesionales administradores”, aunque la Ley parece expresar lo contrario.

¿El cambio de mayor impacto?

La «plataforma de liquidación» para PYMES. Representan el 90 % de las liquidaciones, y ahora: “se pretende realizar la liquidación en 3 meses, expulsando al administrador concursal del proceso y aumentando la carga de trámites en los juzgados”.

Los profesionales del sector dudan de que una herramienta tecnológica pueda sustituir a todos los actores del proceso: “¿Cómo se determinará el orden de prelación de créditos? ¿Cómo se aseguran los pagos a los acreedores desde la plataforma? ¿Qué garantía jurídica tienen los trabajadores, que actualmente acuden a FOGASA cuando el administrador certifica la deuda laboral?”.

La idea se asemeja a una plataforma de venta o subasta de activos, que difícilmente podrá certificar las garantías que exige el concurso de acreedores. Hay quien ya se ha atrevido a definirla como un «Amazon concursal».

Como representante de ASPAC. ¿Qué medida ha molestado más a los administradores concursales?

El artículo 86”. Por cada fase del concurso que exceda de 6 meses, la retribución del administrador se reduce en un 50 %, lo que parece indicar que existe una dilatación del proceso achacable a los administradores.

Supone «culpar» a los profesionales de esta situación, “cuando la duración del proceso no depende exclusivamente de nosotros”, y puede derivar en conflictos de intereses, “pues muchos preferirán liquidar rápido aunque de forma ineficaz, antes que garantizar las mejores condiciones del concurso a costa de su retribución”.

Se afecta así a la independencia de los profesionales, se presiona su trabajo y, de forma sutil, se les responsabiliza por la duración excesiva de los concursos. “Y los administradores concursales no somos la totalidad del problema, pero tenemos la solución para mejorar los plazos”.

Por no demorarnos más, le vamos a pedir un comentario sobre la exoneración de deudas con la Administración.

No usaré un adjetivo para eso, que igual lo escribes en el artículo”. La Administración no perdonará más de 1.000 euros con Hacienda o la Seguridad Social.

Al principio las deudas con la Administración no eran exonerables, y esto suscitó un clamor social”. Finalmente, para evitar los titulares, se añadió simbólicamente esta cifra.

No podemos, sino, agradecerle que colabore con nosotros poniendo sus conocimientos a disposición de los emprendedores, en particular, y de la ciudadanía en general.

Debemos recordar que Diego Comendador ya participó en los desayunos organizados por ASCEGA para tratar el anteproyecto de reforma de la ley concursal. 

Como último comentario, el Presidente de ASPAC solo espera “sentidiño durante el trámite parlamentario” para que finalmente se apruebe una norma más adaptada a la realidad concursal de nuestros país.

 

 

 

scroll to top