Ascega Hoy

Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes “Magos”, os escribo esta carta con la misma ilusión que tenía en aquellos años ya tan lejanos. Ciertamente mi creencia con respecto a lo de entrar por la chimenea ha descendido y estimo que con los adelantos que se han producido bastaría con el poder de vuestra “varita mágica”, para concederme estos deseos.

Cuando era más pequeño que ahora –pienso que nunca he llegado a ser mayor–, pedía juguetes y todo eso que los niños escriben a vuestras Majestades. Hoy no quiero nada para jugar, sino todo lo contrario: sólo unas cosillas para que no jueguen más conmigo. Porque en este momento me veo como un juguete y no en las manos del destino, sino en las de un Gobierno grosero y negligente para el que sobran los adjetivos calificativos a la vez que una oposición que solo practica el “y tu más”.

Queridos Reyes, me alegro de emplear la palabra Reyes que hoy suena tan mal en boca de algunos políticos de este país ,os pido en PRIMER lugar, que traigáis a cada español una PÓCIMA para que puedan “despolitizar” su cerebro tan bombardeado por consignas y adoctrinamientos en los centros escolares y medios de difusión. Al escuchar “el discursito “del presidente del Gobierno haciendo balance de su mesiánica gestión en Cataluña añadiendo que “todos somos responsables y culpables” pensé que tuvo razón el Tribunal Supremo al sentenciar que el golpe de estado en Cataluña fue «una ensoñación». Tal vez, aunque sea difícil ese brebaje que os pido le sirva al Sr. presidente para recordarle que pertenece a un partido llamado PSOE, cuya historia está destruyendo.

Lo SEGUNDO que os pido es que le regaléis al presidente del gobierno y a sus medios afines un CD con todas sus promesas y mentiras. España vive pendiente de los discursos del presidente del Gobierno, mejor dicho: monólogos sin que ningún periodista que no sea de su “cuerda” pueda intervenir, unos medios que nunca le preguntan por ellas. Al repasar las hemerotecas compruebo que lo de la Memoria Histórica solo funciona de un lado ya que los crímenes de los terroristas de ETA, condenados por los Jueces, son olvidados al blanquear a quienes los han cometido o tolerado, olvidándose incluso de los DOCE compañeros de su partido que fueron asesinados. Estas cosas, Majestades, sólo pasan en un país dormido o flipado, y al que le sobran las vacunas porque ya tenemos al hombre que aseguró en el Senado que su gestión de la crisis del coronavirus a través del estado de alarma había logrado salvar 450.000 vidas (16/6/2020.) Sólo un rebaño modorro y atolondrado escucha indiferente la cadena de engaños y manipulaciones de tales discursos.

Lo TERCERO que pido a sus Majestades es que, por una vez, los españoles seamos responsables, honrados, y veraces a la hora de votar. Es mucho pedir, pero no podemos dejarnos engañar por una publicidad vergonzosa y patética que otorga todo el mal al enemigo, mientras Sánchez, de forma ridícula, pone hasta en las cajas de las vacunas la rúbrica gubernamental que no le corresponde. Para aprender a ser responsables sería conveniente que no se olvidasen de regalar dos libros de entretenimiento a los ministros de Igualdad y Consumo, de esa forma saldrían más baratos y no molestarían a los ciudadanos. Sí Majestades a esa señora que desea eliminar el color rosa ya que ofende a las niñas, al señor que promueve una “huelga de los juguetes”. Ah, se me olvidaba también un Diccionario para otra ministra para que aprenda a decir PATRIA en lugar de MATRIA, no suceda que al seguir por ese camino se quede asombrada al explicar que el cono sigue siendo cono.

Por supuesto Majestades no os olvidéis de traernos grandes dotes de solidaridad para que podamos agradecer a esos sanitarios que durante tantas y repetidas “olas” han estado al pie del cañón para preservar, ellos si, nuestra salud e incluso la vida. Añadir grandes sacos del más negro de los carbones para aquellos que negando la realidad ponen en riesgo la salud y la economía. Sería de agradecer que también les regalaseis tres libros: La Constitución, la Historia de España (la de verdad) y el Quijote. Haber si de esa manera les queda algo como es el respeto a la Ley, a España y al idioma.

En fin, queridos Reyes Magos, como decía Lope de Vega en La Dorotea, «donde no está el rey, es porque no le hallan». Y nada más. Que tengan sus Majestades un feliz viaje y que no se encuentren a la Guardia Civil de Marlaska no sea que les multen por monárquicos, pues aquí puede pasar de todo. Y si en vuestro camino encontráis a aquel recordado, para bien, PSOE, decirle que lo estamos esperando.

Atentamente un ciudadano que todavía cree en los Reyes Magos.

scroll to top