Ascega Hoy

No, Santidad. No

Reconozco que empiezo este artículo con cierto nerviosismo e inseguridad. Desde niño, me enseñaron la importancia de mantener el respeto por los mayores; en edad, dignidad o gobierno. Por estas tres características le debo respeto al Papa Francisco, al que, no obstante, me propongo criticar.

La dificultad adicional me sobreviene de mi condición de cristiano y católico, entre los que sabemos el sentido de “hablar ex- cátedra”, es decir, de la infalibilidad del Papa en sus manifestaciones.

Sin embargo, mi formación me recuerda que el Papa habla “ex- cátedra” cuando se refiere a asuntos de la Fe y las costumbres, no resulta infalible en otras áreas, en las que podemos decir que es un ser humano más, sin que eso desmerezca o rebaje su condición. Es la realidad.

Y, del mismo modo que el Papa tiene su prevalencia y responsabilidades sobre los fieles católicos, yo tengo las mías sobre mis hijos, a quienes intento indicar aciertos y errores, vengan de donde vengan, en este difícil proceso educativo.

En este sentido, me veo empujado a exponer mi disconformidad con la postura Papal sobre la solicitud de perdón por la conquista y evangelización de América por los españoles.

Parece que hay que estar arrepentidos del descubrimiento del Nuevo Mundo, y la posterior expansión de la cultura europea entre los indígenas, con un papel destacado de Jesuitas y Dominicos.

Me pregunto si deberíamos pedir, a cambio, a los indígenas americanos, que se disculparan por recibir en taparrabos a los enviados por los reyes españoles.

Santidad, ¿no le parece absurdo?

Por Javier Rodriguez – Losada Boedo. Católico Despistado

scroll to top