Ascega Hoy

“La ley concursal tiene que servir para mantener la actividad de las empresas, no puede ser un cementerio”

Fuiste una de las fundadoras de Ascega y eres vocal de Ley Concursal y Segunda Oportunidad. Justamente la crisis de 2008 y sus consecuencias fue lo que hizo nacer la asociación, ¿no es así?

Es así. Ascega nace a raíz de la crisis de 2008. Fue una respuesta a la criminalización que se hizo de los empresarios, pretendiendo responsabilizarlos de una crisis generada por el sector financiero que, con la connivencia de la clase política, se trasladó al sector productivo y que tanto daño causó a la sociedad en forma de paro y ruinas personales y empresariales. Buscamos ante todo dignificar la figura del empresario y del autónomo. Creo que hemos conseguido que muchos que lo perdieron todo en la crisis del 2008 no se sintieran ni fracasados ni señalados, hemos conseguido que mucha gente volviese a empezar y además que el fracaso de las empresas no significase una marca que estigmatizase a las personas que la sufrieron.

Como vocal de Ley Concursal y Segunda Oportunidad, ¿Cómo han sido estos años pasados? ¿Cuáles han sido las acciones más importantes del área que gestionas?

Para nosotros sin duda la parte más importante del trabajo que hemos realizado ha sido intentar conseguir que la experiencia de muchos empresarios que entraron en concurso sirva para que otros no cometan los mismos errores. Tenemos que pensar que la ley concursal española no cumple el objetivo que tiene marcado, que es la permanencia de la actividad de los negocios. La Ley Concursal española está enviando a liquidación al 95% de las empresas que entran en concurso, con el daño que ello causa al tejido productivo y al empleo. Para nosotros, como grupo, nuestro empeño está en cambiar las cosas, no podemos seguir manteniendo una legislación que no sirve absolutamente para nada. Es nuestro interés trasladar a la clase política, a los diferentes partidos, los cambios legislativos que consideramos necesarios para que realmente la ley concursal sirva para algo; no podemos dejar que las empresas con la experiencia que tengan desaparezcan y que aún encima los empresarios salgan de esta situación con cargas que les van a perseguir eternamente.

Por ese motivo nos hemos puesto en contacto con personas a nivel técnico, abogados, catedráticos de derecho, políticos, etc. hemos tenido entrevistas a todos los niveles para trasladarles esa preocupación que tenemos, que la ley concursal tiene que servir para mantener la actividad de las empresas, no puede ser un cementerio de empresas.

¿Nos encontramos con un momento parecido al de aquella crisis? ¿Habrá o está habiendo ya muchas quiebras o cierres por la crisis económica derivada de la sanitaria?

Quizá es que la crisis del 2008 todavía no había llegado a su fin. Nosotros consideramos que las reformas necesarias en lo económico no se hicieron cuando se deberían haber hecho, que la situación de las empresas sigue siendo tan complicada como en la crisis del 2008 y que muchas están igual de endeudadas que antes o más.

Los registros de concursos de acreedores, revelan un aumento de un 45 % durante los primeros nueve meses del año,  encabezado por la hostelería y el comercio. La moratoria concursal aprobada y prorrogada hasta final de año por el Gobierno ha generado un escenario con compañías que funcionan bien en apariencia, pero que en realidad no disponen de liquidez para seguir operando y que se encuentran al borde de la desaparición. Todo este período sin ingresos ha tenido que cubrirlo la empresa o el autónomo recurriendo a incrementar su endeudamiento -prestamos ICO- o agotando sus ahorros.

Unas 130.000 empresas se encuentran en quiebra y en situación técnica de concurso de acreedores, pero no lo presentan y siguen sin decidirse a aflorar sus insolvencias (es un dato del Consejo General de Gestores Administrativos). La situación no va a mejorar si no se apoya a las pymes y a los autónomos, con medidas claras, urgentes y contundentes. Se agradecen las prórrogas y las moratorias, pero hay que acabar ya con la respiración asistida y conceder las ayudas definitivas que permitan a los negocios salir de la situación.

Las pymes, más de 500.000, podrían estar planteándose de forma muy seria autoexcluirse del sistema y trabajar en la economía sumergida (es otro dato del Consejo General de Gestores Administrativos).

Defiendes que el final de los negocios no es un fracaso, sino la oportunidad de volver a comenzar una nueva aventura. ¿Es importante asumir los finales con esta visión para no hundirse psicológicamente? ¿Da la asociación apoyo moral en este tipo de decisiones duras para un emprendedor?

El fracaso puede formar parte de la vida de un empresario, de una empresa; una empresa puede triunfar o puede fracasar y eso no tiene por qué significar el fin de la carrera de una persona que ha decidido asumir riesgos en una sociedad que se está acostumbrando a ser cada vez más dependiente. Tenemos que fomentar que la persona quiera asumir riesgos, que se quiera lanzar a emprender y hacer cosas, tenga un marco legal y un marco social lo suficientemente atractivo para que no se desmorone o desmotive.

Claro que desde ASCEGA hemos dado apoyo moral. Yo creo que hemos demostrado que hemos ayudado mucho y que hemos dignificado a muchas personas y que hemos convertido a emprendedores que estaban hundidos en personas que se sienten orgullosos de lo que hace todos los días, que se levanta con ganas de hacer y de aportar ideas y de contribuir al progreso de la sociedad.

¿Qué necesita un emprendedor cuando necesita liquidar su empresa? ¿Cómo se afronta la segunda oportunidad?

En España se necesita “mucha suerte”, tal como está el marco legal y jurídico lo que se  necesita es “suerte”. Hoy en día el camino sigue siendo tortuoso, angosto, lento. Al emprendedor se le persigue hasta el final de sus días, mientras vemos como a políticos y demás no se les exige ningún tipo de responsabilidades sobre sus actos. Al lado de todo esto tenemos al empresario que lo único que ha hecho ha sido trabajar toda su vida , arriesgar  su patrimonio,  no dormir, crear empleo y riqueza y a ellos se les persigue hasta el infinito.

Realmente yo te diría que lo que hay que tener es mucho valor, muy buena actitud, mucha fuerza mental y nosotros en ese aspecto estamos muy orgullosos de la gente que tenemos a nuestro alrededor porque es un grupo que realmente si se caracteriza por algo, es por su valentía y por su capacidad de lucha.

¿Qué tipo de ayuda pide Ascega a las administraciones para este tipo emprendedores?

En Ascega la palabra ayuda no nos gusta, nosotros lo que exigimos es un cambio legislativo, normas claras que no den lugar a la arbitrariedad y a la interpretación. Lo que no podemos permitir es que tanto conocimiento y tanto saber hacer se pierda, no se puede perder ni un solo empresario, ya que este país no se caracteriza por la gran cantidad de autónomos, ni de empresas, ni emprendedores.

Nosotros no pedimos, nosotros exigimos que de una vez por todas se dejen de poner parches en una ley que no funciona y se haga una ley a la altura de los países de nuestro entorno, que sí fomentan la segunda oportunidad, que sí fomentan el mantenimiento de la actividad de las empresas y que sí fomentan que los empresarios puedan iniciar de nuevo su actividad sin tener que perseguirlos de por vida.

No es lógico que las deudas con el sector público no prescriban. Nosotros consideramos que lo que tiene que ocurrir es que la gente pueda volver a entrar en el sistema y siga contribuyendo al desarrollo del país y no que se le persiga.

¿Cuáles son los objetivos que te marcas como vocal de Segunda Oportunidad en los próximos meses?

Si me tengo que marcar un objetivo a corto plazo es servir de apoyo a la cantidad de personas y a la cantidad empresarios y autónomos que nosotros consideramos que van a tener problemas. ASCEGA quiere seguir siendo una asociación que reciba con los brazos abiertos a todos aquellos autónomos, empresarios y profesionales liberales que han tenido un tropiezo en su actividad, queremos seguir manteniendo ese concepto de refugio para la gente que levanta la persiana todos los días, que desarrolla una actividad, que crea empleo, que crea riqueza , que innova, que hace que la sociedad se desarrolle y crezca.

Teresa López-Camba, vocal de Ley Concursal y Segunda Oportunidad
A Coruña, 19 de Noviembre de 2021
AscegaHoy. Entrevistas

 

scroll to top