Ascega Hoy

Novios en riesgo

El rosario de denuncias contra espacios que organizan celebraciones de bodas sin tener licencia alberga algo más que una cruzada en busca de que se respete la legalidad. Subyace también una voluntad de evitar que muchas parejas se pongan en riesgo e inicien su matrimonio con una inesperada hipoteca.

La proliferación de situaciones irregulares en espacios en los que se celebran banquetes ponen en riesgo a las personas que acuden a eventos en espacios que carecen de los permisos preceptivos, sobre todo a quienes lo contratan. Resulta sencillo de entender. Si la licencia del espacio donde se celebra la boda no es la que marca la ley, la responsabilidad de lo que ocurra es tanto del establecimiento como de quienes organizan la boda, que son los novios. Si el establecimiento sufre una sanción, la ley le habilita para reclamar la mitad a los novios. Y aún puede ser peor el varapalo para las parejas: si el dueño del local se declara insolvente los novios responden al 100% con multas que pueden llegar hasta los 600.000 euros.

Ocurre que los seguros no tienen por qué responder en caso de que suceda algún percance. El motivo también tiene una explicación simple: en caso de que ocurriese cualquier contingencia, las coberturas de responsabilidad civil que debería tener contratadas y vigentes el titular del establecimiento no serían atendidas por la aseguradora, al ejercerse la actividad de forma irregular.

Para una pareja de novios cubrirse ante situaciones de este tipo es tan simple como, antes de contratar, requerir que les muestren la licencia habilitante para el espacio que donde se celebra la boda. No vale cualquiera, ni la de cátering ni la de instalación de carpa para hacer un convite en una finca, ni la de restaurante o casa rural. Debe ser una licencia de salón de banquetes.

El Catálogo de Espectáculos Públicos de Galicia (Decreto 124/2019, de 5 de septiembre) distingue entre cuatro establecimientos de restauración: restaurantes, salones de banquetes, cafeterías y bares. Un salón de banquetes no es un restaurante. En los dos se sirven comidas, pero sólo en el primero se permite bailar. Un hotel puede dar alojamiento, pero no puede servir banquetes si no tiene esa licencia.

¿Puede contratarse un cátering para tu boda? Por supuesto, pero es vital cerciorarse de que en donde se sirva ese cátering se dispone de la licencia de salón de banquetes. Si no es así se estará cometiendo una ilegalidad y los contratantes corren el riesgo de afrontar responsabilidades judiciales, casi siempre sin ser conscientes de ello.

Es importante además conocer algunos detalles más para no caer en ilegalidades: la normativa no permite montar estructuras fijas en medio de un bosque o en un suelo calificado como verde. Y que la instalación sea móvil tampoco habilita para hacerlo. Una cosa es la licencia de obra a ejecutar y otra la de actividad a realizar.

¿Por qué hay espacios que ofrecen celebraciones de bodas sin tener licencia para hacerlo? El motivo es económico. La inversión para cumplir la normativa de salón de banquetes, y garantizar la seguridad de todos los invitados, puede superar sin dificultad el medio millón de euros. Poner una carpa o levantar una estructura metálica y servir una comida es relativamente sencillo, pero no hay garantías ni controles. Muchas parejas se avienen a ese tipo de celebraciones sin percibir los riesgos a los que se exponen.

Por eso es preciso advertir de que la vida de casado puede comenzar con una inesperada hipoteca en forma de sanción. Reclamar antes de nada la licencia habilitante y comprobar que es específicamente de salón de banquetes sirve para evitar que aparezcan los problemas.

Por Bárbara Rivas

A Coruña, 16 de Noviembre de 2021
AscegaHoy. Actualidad

 

 

 

 

scroll to top