Ascega Hoy

“Ayer se reunió Díaz con el presidente del gobierno y acordaron todo lo acordable”

A Coruña. Carlos Sánchez González – Dans
AscegaHoy. Opinión

Mexan por nos e temos que dicir que chove

No hace falta traducir, se entiende bien. Es un dicho popular que me recuerda a mi padre por las veces que se lo escuché pronunciar, siempre con sorna.

Antes se hacían ruedas de prensa del gobierno, con presencia de uno o más representantes y, tras ello, los periodistas preguntaban. Según la habilidad de periodistas y políticos obteníamos más o menos información, pero siempre se sacaba algo de las ruedas de prensa o ya se podía preparar el político por la que le caería encima ante un silencio.

Con la pandemia comenzaron las ruedas de prensa en un solo sentido, más parecían declaraciones institucionales donde uno “largaba” y la prensa escuchaba en silencio, todo en aras del bien común y amparados por la crisis. Posteriormente se abrió turno a dos o tres periodistas elegidos por el gobierno que, con preguntas y respuestas anticipadas, respondían lo que querían sin derecho a repreguntar. La prensa y los ciudadanos tragamos.

Ayer se reunió Díaz con el presidente del gobierno y acordaron todo lo acordable. Posteriormente, para buscar solución a las discrepancias que ya no hay sobre la prometida derogación de la productiva reforma laboral del anterior gobierno, se reunieron varios ministros. Ya saben, Díaz dice que se deroga, Calviño y la UE que no y Sánchez posa para la foto sonriendo mientras abre las manos.

Los del País, que tienen línea directa con Moncloa, dicen que genial, que hay acuerdo para derogarla, pero que lo duro será la negociación entre Trabajo y Economía. Pues ya hombre, pues ya, como hace una semana.

La ministra Calviño reusó responder a las preguntas y, también con sonrisa por respuesta, siguió andando.

La ministra de Hacienda, que no de economía, quiso escaquear la respuesta remitiéndose a las respuestas de sus compañeras de gabinete. Ah, ¿Qué la ministra Calviño no respondió y la portavoz no aclaró? Pues vaya…

Yolanda Díaz convoca rueda de prensa y sólo responde a la pregunta preparada de la Sexta. ¿Cómo fue la cosa, ministra? “Pues todo genial para los trabajadores, vamos a acabar con el modelo de precariedad del PP” y ya está, no admite más preguntas y marcha también con amplia sonrisa. El mercado se cuadrará ante la ministra y ya todo irá genial, sin duda.

Pero la mejor ayer fue la portavoz del gobierno, la ministra Rodríguez nos dio toda una lección de retórica y, emulando a Judas Iscariote, negó hasta tres veces la derogación antes de que cantase el gallo. Negó el término, no la derogación, que lío. Finalmente, acorralada por las preguntas y tras los intentos de evitar el término, respondió: «Sería muy pobre dirigirnos o referirnos a lo que está planteando el Gobierno simplemente con una cuestión semántica. Cualquier nueva normativa en relación a la reforma laboral implica la derogación de la anterior y jurídicamente, no se puede producir una derogación sin nada alternativo. Estas dos cuestiones creo que son bastantes claras». Blanco y en botella, que tararí a la derogación de la reforma laboral.

Pues eso, miembros del gobierno, no toquen la reforma laboral que tan bien funcionó y que Europa exige respetar. No la cambien para que caiga nuevamente el empleo, aún más. Manténganla y si la modifican que sea en la misma línea, que el trabajo no se genera por lo que diga una ministra comunista, el trabajo se crea cuando se dan las condiciones para ello, aquí y en la Habana. Que cosas…

scroll to top