Ascega Hoy

“El pico más alto de concursos en la crisis anterior fue de 9.937 en 2013 y en los seis meses de este año llevamos 5.419”

Diego Comendador, presidente de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC)

A Coruña. Ascega Hoy

La situación de los juzgados mercantiles es de atasco; ASPAC propone desjudicializar los procedimientos concursales”

El presidente de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC), Diego Comendador, defiende la figura del administrador concursal como manera de aliviar la situación de los juzgados mercantiles y de agilizar estos procedimientos y advierte de que las cifras apuntan a que habrá tantos casos como los que hubo tras la crisis económica anterior o aún más. De todas estas cuestiones hablará en la sede de Ascega el próximo 26 de octubre en un desayuno con asociados  en el que hablará sobre este tipo de procedimientos, que prevé que afecten, tras la pandemia, a más pymes y autónomos que a grandes empresas.

Desde la asociación, ¿prevén un aluvión de concursos por la crisis pandémica, cuando se ‘cierren’ los ERTES, o ya se está dando esta avalancha?

De alguna manera, ya se está notando en los últimos meses un aumento bastante importante en el número de concursos, no ya respecto al año 2020 en donde el descenso fue muy acusado por la moratoria, sino también respecto a los concursos habidos en el año 2019. Así, en los primeros seis meses del presente año el número de concursos totales ascendió respecto al mismo periodo de 2019 en un 41%. Lógicamente, con el fin de la moratoria previsto inicialmente para el próximo 31 de diciembre, este incremento será mucho más acusado, aunque dudo que se produzca la anunciada avalancha de concursos.

¿Tienen datos de previsión de cuántas empresas en Galicia y/o Coruña podrían pasar por un concurso tras la crisis económica derivada de la sanitaria?

En el año 2019 se presentaron en Galicia 345 concursos y en 2020 esa cifra bajó a 312, consecuencia de la moratoria, mientras que en los 6 primeros meses de este año ya se han presentado 223, lo que de mantenerse este rimo supondrá un aumento muy importante respecto a niveles precedentes.

¿Será similar en cifras a los concursos de la crisis anterior? ¿Aquellos casos ya están todos resueltos?

El pico más alto del número de concursos consecuencia de la crisis anterior fue en el año 2013 cuando se presentaron 9.937 concursos. En los primeros seis meses de este año ya llevamos 5.419 concursos, por lo que todo parece prever que cuando finalices este año, superaremos ampliamente aquella cifra.

Dado que la duración media de los concursos es de 5 años, se puede colegir que la mayoría de aquellos estarán ya concluidos

¿Están los juzgados mercantiles preparados para esta situación? ¿Habría que reforzarlos o los administradores concursales podrían ayudar para aliviar el posible colapso?

La situación de los juzgados mercantiles es de atasco que además se está viendo agravado con el incremento del número de concursos que se está produciendo. Con independencia de que cualquier refuerzo puede ser bienvenido, ASPAC propone desjudicializar los procedimientos concursales, descargando tareas que actualmente se realizan en sede judicial hacia los administradores concursales. Con ello se conseguiría el doble objetivo de, por un lado, aliviar la carga de trabajo de los juzgados y por otro agilizar de manera muy importante el procedimiento, acortando drásticamente los tiempos. Pero para ello es necesario profesionalizar a los administradores concursales dotándolos de un estatuto que garantice el desempeño de su trabajo.

Los concursos de acreedores no solo afectan a grandes empresas, sino que llegan y llegarán a pymes y autónomos, ¿son los que más lo sufren?

El incremento del número de concursos que se está produciendo quizás sea fundamentalmente de pymes y autónomos. No cabe duda de que estos sectores han sido de las más afectados por la crisis, toda vez que las grandes empresas quizás hayan podido superarla antes, salvo excepciones, dado su tamaño y reservas.

Desde 2015 existe la ley de segunda oportunidad, ¿Qué supone para las empresas o autónomos que se enfrentan a entrar en concurso?

Esta ley no solo afecta a los autónomos sino también a las personas físicas sin actividad empresarial, las familias. Con ella lo que se consigue es que, ante una situación de sobreendeudamiento, puedan ver condonadas sus deudas y empezar de nuevo sin deudas, lo que se llama la segunda oportunidad.

¿Es cierto que se tarda mucho en acudir al concurso y que eso no ayuda a la viabilidad de las empresas y las aboca a la liquidación? 

Una de las principales causas del elevado número de liquidaciones que se producen en las empresas que concursan es el acudir tarde al concurso. A este respecto, la duración del procedimiento quizás sea la principal razón ese retardo en acudir al concurso, por lo que vuelvo a insistir en la importancia y necesidad de acortar los plazos, situación que se daría si se desjudicializan los procedimientos.

¿Hay que analizar la situación de la empresa cuando está en crisis para tomar decisiones acertadas en cada momento?

Sin duda. La Directiva UE 2019/1023 dispone que se deben de establecer mecanismos de alerta temprana para que aquellas empresas con dificultades puedan solucionar sus problemas en un momento tal que se pueda garantizar la viabilidad de las mismas.

No están conformes con el anteproyecto de ley que prepara el Gobierno, ¿en qué puntos? ¿Mantienen diálogo con la administración para poder mejorar la normativa?

No podemos estar de acuerdo con un anteproyecto por el que se pretende eliminar a los administradores concursales en el 90% de los procedimientos. El administrador concursal no es el problema, sino que forma parte de la solución, que, como apuntaba antes, consiste, a nuestro juicio, en desjudicializar los procedimientos concursales. Y por supuesto que mantenemos contactos con la administración y con los legisladores para intentar que lo que finalmente se apruebe sea una norma eficaz que ayude a las empresas con dificultades a solucionar sus problemas y, de esta manera, mejorar nuestro sistema producto y salvaguardar un número muy importante de puestos de trabajo.

 

scroll to top