Ascega Hoy

Madre Patria

Javier Rodríguez Losada

Cambre. Ascega Hoy

Conozco la existencia de este libro a través de una reseña en prensa, y me decido a comprarlo. Hace unos días que me llegó a casa, y lo devoré.

El libro, editado por Espasa, está escrito por un argentino, a pesar de que habla de España, de su historia y su presente.

Marcelo Gullo Modeo, el autor, es doctor en Ciencias Políticas y un especialista en historia y política internacional, con formación en Europa y América.

En esta obra, el autor pretende desmontar la leyenda negra de la conquista española de América, denunciando la iniciativa anglosajona, inglesa y norteamericana, que la diseñaron y utilizaron con éxito, para luchar contra la imponente fuerza y potencial de una Iberoamérica unida.

Marcelo denuncia esta estrategia y advierte de que se está utilizando el indigenismo para provocar una “balcanización” de Iberoamérica e impedir la aparición de una potencia mundial.

Identifica a una serie de intelectuales, filósofos e historiadores que niegan el mito de la leyenda negra, añadiendo que ni siquiera Fidel Castro, “el revolucionario”, era partidario de esta leyenda negra según la cual,  los conquistadores españoles provocaron el genocidio indígena.

El autor destaca la valentía de quienes se oponen a este mito, dado que en el ambiente intelectual y de las universidades de América, el “pensamiento oficial” defiende la idea de un genocidio indígena.

En el libro se habla de nuestra “subordinación cultural” ante la cultura anglosajona, que el autor redefine como “subordinación ideológica”. Igualmente denuncia la gravedad de que se tergiverse la historia de España, que hace que el pueblo pierda su “ser”, su identidad.

La subordinación nos hace validar tópicos como el genocidio, la sistemática violación de las indígenas por los conquistadores, o que antes de la llegada de los españoles, América era un paraíso.

Coincidió la lectura de este libro con las biografías de Francisco Pizarro y Hernán Cortés, ambas de Esteban Mira Caballos (editorial Crítica), una publicación rigurosa que explica como un puñado de españoles, los que cabían en una carabela, fueron capaces de someter al magnífico Imperio Inca(Pizarro) o azteca (H. Cortés)

La realidad es que unos y otros tenían sometidas a todas las tribus indígenas de sus respectivos territorios. En el caso del imperio Inca, bajo un régimen de terror, en el que era frecuente el secuestro de los jóvenes para sacrificarlos, supuestamente a los dioses, aunque la razón era atemorizar a las tribus sometidas.

La llegada de los españoles supuso para las tribus sometidas un halo de esperanza para sacudirse el yugo Inca o Azteca, y fue esta la razón por la que Cortés o Pizarro pudieron hacerse con los territorios que denominarían Nueva Castilla y Nueva España.

El imperio anglosajón, desde el siglo XVI, ha defendido la idea de genocidio con la estrategia “divide y vencerás”, posteriormente retomada por los EEUU (España estuvo en guerra con EEUU).

Marcelo explica cómo esta leyenda negra tiene grandes repercusiones en Iberoamérica y en España, hasta nuestros días.

Deja el autor “algunas perlas” como el diagnóstico de “no es que estemos divididos porque somos pobres, sino que somos pobres porque estamos divididos”. Añadiendo que esta división continuará hasta que, a uno y otro lado del Atlántico, todos nos consideremos españoles, españoles europeos o españoles americanos.

Ante la peligrosa pirámide poblacional española, Marcelo Gullo advierte que América es el único origen de inmigrantes a la península que garantizan el mantenimiento de la identidad cultural. Una batalla importante en la que, de momento,  vamos perdiendo, pues los propios intelectuales, artistas y políticos españoles, están corroídos por la leyenda negra y repiten sus consignas.

Curiosamente, el pasado mediodía, vi en el Telediario a Nicolás Maduro “exigiendo” a Felipe VI que pida perdón a los indígenas por “el genocidio”, coincidiendo con la celebración del 12 de octubre de este año.

Convendría recordarle la lucha que los indios guajiro mantuvieron contra Bolívar y los ingleses. Los guajiro dominaban el territorio del lago Maracaibo (Venezuela) hasta el rio Ranchería, en Colombia. Los guajiro disfrutaron de una gran independencia bajo el imperio español, y decidieron mantenerse fieles a España cuando la guerra de secesión española. Incluso se mantuvieron fieles a la corona española cuando Venezuela y Colombia decidieron independizarse. Los guajiro se enfrentaron a los ingleses cuando estos desembarcaron 5,000 soldados para unirlos a la lucha contra las fuerzas realistas para auxiliar a Bolívar en su política independentista. Los guajiro se mantuvieron al lado de las tropas españolas contra Bolivar, que era auxiliado por los ingleses.  El frente de los guajiros estaba liderado por Manuel Gómez, cuyo padre era negro y su madre guajira.

Como consecuencia de su apoyo a los españoles, los guajiro sufrieron una gran persecución del ejército venezolano y colombiano, cuyo objetivo era someterlos o exterminarlos. Los guajiro se rindieron en 1893, y hoy es la tribu indígena más numerosa de Venezuela y Colombia. Igualmente, unos 2, 000 indígenas liderados por Dionisio Cisneros Guevara, siguieron luchando hasta1830. Tales fueron los ataques al ejército, que el mismísimo Simón Bolívar ordenó capturar y matar al líder de los indígenas.

La historia que se enseña en Colombia califica a estos indígenas como “bandoleros” que se oponían al progreso.

En fin, no resulta fácil resumir un libro tan completo como “Madre Patria”.

Sólo puedo recomendar su lectura.

Dedico este artículo a todos los valientes que se atreven a defender sus ideas cuando no forman parte de la corriente oficial. 
scroll to top