Ascega Hoy

Carta, denuncia de Javier Losada, que firma como secretario de una asociación vecinal: ¿Estuvo Bárcenas en Cambre? 

El Consello de la Xunta de Galicia aprueba el plan denominado Plan sectorial de la red viaria de A Coruña, Arteixo, Culleredo, Cambre, Oleiros, Sada y Bergondo, como plan sectorial de incidencia supramunicipal a los efectos previstos en la Ley de ordenación del territorio de Galicia. Transcurridos 20 años del comienzo de las obras entre Lorbé y Sada, estas llegan al municipio de Cambre, para prolongar la vía Ártabra desde la Nacional VI hasta la Autopista del Atlántico. Se desarrolla en una primera fase un tramo de tres kilómetros hasta la carretera autonómica AC-221, retrasando la segunda, que conectaría con la AP-9, de competencia estatal, dejando claro el Ministerio de OOPP que solo autorizaría el enlace si ello no supone costes para el propio Ministerio. 

Entremedias, en enero de 2001, se formaliza la constitución de la Asociación de Vecinos de Cambre afectados por infraestructuras. La Asociación nace de la preocupación vecinal ante un trazado que, solo en Cambre, supone el derribo total de 40 viviendas, al margen de las afectadas parcialmente. En una decisión difícil, la asamblea de los casi 300 socios, reconoce la imposibilidad de oponerse a una obra de interés general, pero decide estudiar la idoneidad del mejor trazado. De este modo, los vecinos contratan a un gabinete de ingeniería para concretar una alternativa que finalmente resulta más corta, más barata, más segura (menos curvas y pendientes que la propuesta por la Xunta) y con menor impacto sobre las viviendas del municipio. 

La asociación presenta su alternativa al ayuntamiento de Cambre, que lo aprueba en Pleno por unanimidad de todos los partidos políticos y lo remite a la Xunta, puesto que el Plan Viario reconocía el derecho del Concello a decidir el mejor trazado. Posteriormente todos los alcaldes de la mancomunidad apoyarían este trazado en el llamado Pacto de Mariñán. 

Sin embargo, la Consellería de Infraestructuras desoye esta propuesta y promueve una alternativa ilógica. Al margen de cuestiones tan relevantes como un mayor coste, mayor impacto urbanístico y la seguridad, el trazado de la Xunta arrasa un bien catalogado y protegido por la Ley de patrimonio, bajo la protección de la Consellería de Cultura, el humedal de A Gándara, que a su vez es zona tampón de un espacio Red Natura. Tutelada por la Consellería de Medio Ambiente, la construcción de un tercer carril desde ese punto hasta A Coruña, con tiene un coste incalculable el chocar con el urbanismo de Cambre, Culleredo y A Coruña, además de las dificultades técnicas, especialmente para volar sobre la Ría do Burgo o la desembocadura de la AP-9 en Elviña, frente a Matogrande. Este coste recaería en el Ministerio, por ser la AP-9 de su competencia. 

Desde la Asociación, tal es el despropósito, que consideramos no puede deberse a una acumulación de errores en diferentes Consellerías. Además extraña la aparición de Luis Barcenas en escena. Efectivamente, el por entonces tesorero del Partido Popular, realiza trabajos entre el 2000 y el 2010 para la concesionaria de la AP-9, por los que recibe 180.000 euros. Igualmente, la empresa contratada para las obras del tramo entre la N-VI y la AP-9, aparece en sus “papeles”, como donante de una cantidad significativa. 

Los vecinos hacen cálculos: Para un itinerariosimilar – desde el cercano de Guísamo-, el peaje es de 3 euros trayecto, la ida y vuelta diaria asciende mensualmente a 180 euros por vehículo, que deben ser multiplicados por los 20.000 vehículos diarios que estimó AUDASA de tráfico para la vía. Si contemplamos los doce meses de un año completo, los ingresos por este nuevo tramo, superarían los 21 millones de euros anuales. Una cuantía que engorda los beneficios anuales de la concesionaria, dado que la inversión ya está hecha y amortizada. 

Para los vecinos este es el perfil de acuerdos que la Audiencia Nacional identificó en la trama Gurtell, lo que serviría para cambiar los criterios de interés general de la obra.  

Javier Rodriguez-Losada, 

Secretario Asociación de Vecinos de Cambre afectados por infraestructuras.

scroll to top