Ascega Hoy

Un estudio de Ascega cifra en más de 1.250 los locales comerciales vacíos en la zona centro de la ciudad, un 42% del total

La Asociación de Emprendedores de Galicia  ha presentado esta mañana en su sede unestudio sobre los locales comerciales vacíos en la ciudad. Tras una investigación de dos meses en cinco distritos, del 15001 al 15005, entre Ciudad Vieja y Cuatro Caminos, el resultado obtenido es que más de 1.250 bajos no tienen uso, un 42,06%.

El economista y secretario de Ascega, Pablo Ruiz, ha pedido a las administraciones que tomen medidas para frenar el aumento en el número de locales vacíos. Mejoras en la iluminación, más peatonalizaciones de calles, agilización en los trámites para nuevos negocios o promover el comercio de cercanía y la hostelería son algunas de las ideas que la entidad considera que aumentaría el uso y mantenimiento de la actividad en los bajos. Ruiz reclamó, además, que se inculque a las generaciones más jóvenes la “cultura de compra en el barrio” y también la “cultura emprendedora”. “Hay que resaltar que las personas que ocupan los bajos son las que arriesgan y emprenden”, defendió, apuntando que desde las administraciones se debe “dejar trabajar” a los empresarios porque, con la crisis sanitaria y económica, “esta deriva irá a peor”.

Con respecto al estudio, las investigadoras Laura Abalde y Lía Campos explicaron que el dato más bajo de locales vacíos es de Monte Alto, con un 24,9%, y el más alto, el de Juan Flórez hasta Cuatro Caminos, el distrito 15005, con un 55,44%. En total, en los cinco distritos el porcentaje de bajos vacíos es de 42,06%. Los locales que no tienen carteles o información de alquiler o venta son el 33,7% del total. En cuanto a los precios, la cifra más reducida está en el 15002 y la más alta, en el 15001, que comprende Ciudad Vieja y As Atochas. Con respecto a la superficie de los locales, en el 15003 están los bajos más pequeños y en el 15004, los más grandes, con una media globalde 147 metros cuadrados.

Para elaborar el informe se realizó, primero, una búsqueda por portales inmobiliarios en internet y después con la herramienta de Google Street View para, finalmente, pasar al trabajo de campo, directamente a las calles. “Así obtuvimos datos más precisos”, explicó Abalde, a lo que Campos añadió: “Encontramos que el número de bajos ofertados era mayor al que habíamos encontrado previamente”.

scroll to top